viernes, 22 de abril de 2016

Afeitado apurado

Youtube fue creado en el año 2005 por tres antiguos empleados de PayPal y, al año siguiente, fue adquirido por Google Inc. por la no despreciable cifra de 1.650 millones de dólares. En sólo 10 años se ha convertido en el mayor archivo audiovisual que jamás pudo imaginarse (en 2006 la revista Time le  otorgó el premio al «Invento del año»). Como todos los avances tecnológicos de la era de Internet sorprende más su capacidad de difusión que la tecnología misma. Es difícil cuantificar las dimensiones que ha adquirido este enorme archivo de contenidos multimedia desde  que sus creadores subieran el primer vídeo (‘Me at the zoo’), pero lo cierto es que Youtube ha contribuido a la democratización de la difusión  de creaciones audiovisuales así como del acceso a joyas cinematográficas inaccesibles de otra manera.

Gracias a esta capacidad del gigante del streaming, me he dado de bruces con un sobrecogedor cortometraje del inefable Martin Scorsese: ‘The Big Shave’, traducido al español como “El gran afeitado” o “Afeitado apurado” (1967)


Aunque ya había debutado en la industria del cine con la comedia dramática ¿Quién llama a mi puerta?’ (Who's That Knocking at My Door?’−, 1967), este trabajo figura como su cuarto corto cinematográfico que realizó, a los 25 años, como trabajo final de su licenciatura en la Escuela de Cine de la Universidad de Nueva York. Interpretado por Peter Bernuth, de quien curiosamente no se encuentra actividad cinematográfica posterior ya que se dedicó al mundo empresarial, describe, sin diálogos, en una serie de catorce planos cortos y fijos un ordenado cuarto de baño al que accede impasible un joven para realizar una acción tan cotidiana como es su afeitado diario. Un ritual, que durante dos minutos nos puede parecer monótono, perfectamente secuenciado y detallado en la ejecución del afeitado, se torna inquietante cuando literalmente, en los dos minutos finales, adquiere un tono de automutilación imperturbable que roza un sadismo suicida y complaciente hasta un fundido en rojo sin veredicto final. 



Si acaso, podemos hallar una respuesta en el subtítulo final (Viet’67), lo que nos conduce a toparnos con una metáfora desgarradora del desconcierto y rechazo que por entonces se extendía en EE.UU. por el frustrante y trágico desarrollo de la guerra de Vietnam.

No menos desoladora es la deliciosa melodía que suena de fondo: I Can't Get Started with You/No consigo empezar contigo (letra de Ira Gershwin y música de Vernon Duke, 1936), interpretada magistralmente por el trompetista Bunny Berigan, y que resulta tan patética como el afeitado de Scorsese. Se trata de una pesimista y decadente historia de desamor, cuyo protagonista se pavonea con un narcisismo insolente en aventuras exóticas y oníricas, sin poder comprender el rechazo de la chica a quien ama. La capacidad de este tema para crear una atmósfera de ensueño llevaría a su incorporación a las bandas sonoras de films tan recordados como Salvad al tigre (John G. Avildsen, 1973) o Chinatown (Roman Polanski, 1974). 

Martin Scorsese, en fin, nos adelanta un flash premonitorio de personajes desolados que se debaten entre la marginación y el desconcierto social (Malas calles, Taxi Driver, Toro salvaje…), que les aboca inevitablemente a una violencia descarnada, a la que la magia de Scorsese imprime el sello de una estética cinematográfica inconfundible.


I Can't Get Started with You/No puedo comenzar contigo (Duke/Gershwin)

I've flown around the world in a plane
I've settled revolutions in Spain
And the North Pole I have charted
Still I can't get started with you.

On the golf course, I'm under par
Metro Goldwyn have asked me to star
I've got a house, a showplace
Still I can't get no place with you

'Cause you're so supreme
Lyrics I write of you, I dream
Dream day and night of you
And I scheme just for the sight of you
Baby, what good does it do?

I've been consulted by Franklin D.
Greta Garbo has had me to tea
Still I'm broken-hearted
'Cause I can't get started with you

He volado alrededor del mundo en un avión
He creado revoluciones en España
Y he alquilado el Polo Norte
Pero todavía no he conseguido comenzar contigo.

En el campo de golf estoy bajo par
La Metro Goldwyn que me ha pedido ser su estrella.
Tengo una casa en un sitio para enseñar
Pero todavía no consigo un sitio a tu lado

Porque eres maravillosa
Te escribo letras, sueño,
sueño el día y la noche contigo
Idealizo el momento en que te vea
Nena, ¿qué tiene esto de bueno?

He sido consultado por Franklin D.,
Greta Garbo me ha invitado a té
y todavía sigo con el corazón roto
porque no consigo empezar contigo
 * * *
A.J.G.G.


4 comentarios:

  1. Interesante, Antonio. En efecto, el Tubo se ha convertido, junto con Spotify, en un verdadero lujo para los oyentes. No así para los autores y productores. Mi hijo me regañaba porque hasta hace poco yo era de los que me grababa CDs de música. Ahora no es necesario ni eso. Lo tiens todo.

    Respecto al afeitado, me sorprende.
    Creía que tenías el blog inactivo. Un abrazo,

    AG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo. Pero las rarezas no estarían a nuestro alcance. Esto corto lo vi en TV hace más de 30 años. Ahora me lo he topado de nuevo. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy interesante artículo. Gracias por compartirlo.
    Saludos

    ResponderEliminar