viernes, 21 de julio de 2017

Siestas de holganza

El verano, para nosotros, comenzaba una vez que habíamos pasado el trago de recibir las calificaciones escolares. Durante días acechábamos la llegada a nuestras casas de aquel hombre educado y bueno, Adolfo; para nosotros, portador de incertidumbres, enviado por el colegio de los franciscanos y que era el garante de que nuestros padres fueran informados sobre el severo juicio de nuestra trayectoria escolar durante el curso.  Entre San Antonio y San Juan, deambulábamos, avizores de la presencia del temido mensajero o socavando información sobre su itinerario del día anterior. Cuando se consumaba el comunicado y había pasado la tempestad para los que habían cosechado calabazas, llegaba nuestro verdadero asueto. Ello sucedía después de las fiestas de San Juan y se alargaba hasta pasada la feria de San Bartolomé, finalizando el mes de agosto. Hasta entonces cabalgábamos desbocados por nuestra torpe y amartelada pubertad, sin cuaderno de ruta, sorteando vigilancias y agradeciendo al sol su complicidad a la hora de la siesta.

viernes, 10 de marzo de 2017

Daños colaterales

Existe una creciente y sibilina penetración intelectual de pseudomensajes inquisitoriales que no reparan en criminalizar de forma implacable a todo lo que se menea, si es que ello no concuerda con el pensamiento único al que cada uno se aferra. Ya no son los mensajes del miedo procedentes de los centros de poder, ya los fabrican ellos mismos o contribuyen, como un ejército clandestino refugiado en el anonimato, a arrasar al señalado emitiendo condenas inapelables. Para ello han hallado en WhatsApp, Twitter, Facebook y demás redes sociales una guillotina implacable que produce daños colaterales imprevisibles.

viernes, 22 de abril de 2016

Afeitado apurado

Youtube fue creado en el año 2005 por tres antiguos empleados de PayPal y, al año siguiente, fue adquirido por Google Inc. por la no despreciable cifra de 1.650 millones de dólares. En sólo 10 años se ha convertido en el mayor archivo audiovisual que jamás pudo imaginarse (en 2006 la revista Time le  otorgó el premio al «Invento del año»). Como todos los avances tecnológicos de la era de Internet sorprende más su capacidad de difusión que la tecnología misma. Es difícil cuantificar las dimensiones que ha adquirido este enorme archivo de contenidos multimedia desde  que sus creadores subieran el primer vídeo (‘Me at the zoo’), pero lo cierto es que Youtube ha contribuido a la democratización de la difusión  de creaciones audiovisuales así como del acceso a joyas cinematográficas inaccesibles de otra manera.

Gracias a esta capacidad del gigante del streaming, me he dado de bruces con un sobrecogedor cortometraje del inefable Martin Scorsese: ‘The Big Shave’, traducido al español como “El gran afeitado” o “Afeitado apurado” (1967)


lunes, 30 de noviembre de 2015

Más de lo mismo, pero con fanfarrias

Han pasado más de cuatro años desde la entrada triunfal del PP en la Moncloa con una mayoría absoluta exultante, en buena medida fruto, sin duda, de la ramplonería de la conciencia política imperante en nuestro país que llegó a asumir la idea de que la responsabilidad de la crisis económica era de todos y cada uno de los ciudadanos, así, medidos por un único rasero, auspiciados por las perversidades atribuidas a los sueños de Zapatero.

miércoles, 12 de agosto de 2015

El premio de los infames

Sí, ya lo saben todos ustedes. Lo sé. El Sr. Rajoy ha premiado a José Ignacio Wert, el señalado por la opinión pública como el peor ministro de la X Legislatura de la Democracia española, con la embajada de España en la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico) en París, donde ya se encuentra su nueva pareja sentimental y, a la vez, su más estrecha colaboradora en su estrategia de desmantelamiento del sistema de educación pública y del mundo de la cultura, Monserrat Gomendio. O sea, que ya están juntitos para vivir una dorada luna de miel en la Ciudad de la Luz, al fin lejos de los bochornos sufridos semana tras semana cada vez que comparecían públicamente. Toda una dádiva de boda del Sr. Presidente, un premio a la incompetencia con que nos ha obsequiado durante tres años y medio este individuo. Al fin nos hemos enterado de su privilegiado destino.

Fuente de la Imagen: VANITATIS|El Confidencial